ago
06

¿Qué hubiera pasado si la masacre era en una iglesia anglosajona?

Posteado a las 6 de Agosto de 2012 - 15:50 0 comentario
Envía tu comentario
X

* Campos obligatorios

  1. Digita los número de la imagen y haz clic en el botón Enviar

  2. AVISO: Los comentarios son responsabilidad de sus autores y no representan la opinión de Terra. Está prohibido incluir comentarios que violen la ley, la moral, las buenas costumbres y derechos de terceros. Terra podrá retirar, sin previo aviso, comentarios que no respeten los criterios impuestos en este aviso o que estén fuera del tema de la noticia comentada.

Los medios norteamericanos son incorregibles, como diría Jorge Luis Borges. No habían pasado más de 24 horas desde que un tipo entrara en un templo Sikh en las afueras de Milwaukee y matara a seis personas y cayera bajos las balas de la policía, que la mayoría de las cadenas sacó de sus pantallas el hecho y comenzó a reportar sobre la alegría de los técnicos de la NASA, la huida del Primer Ministro de Siria y la muerte por un rayo de un fan durante una carrera de NASCAR´.

Todo lo contrario de lo ocurrido en el cine en Aurora, Colorado, donde un tipo mató a doce personas. Durante días, nos bombarderaron con información sobre las víctimas, hasta qué habían comido antes de ir a ver el estreno de Batman. Supimos vida y obra de cada uno de ellos. La niña de seis años que era el orgullo de la comunidad. El padre de familia de 51 años que había llevado a sus hijas al cine. El novio que salvó a su pareja, tirándose delante y recibiendo varios balazos. Está bien, sus vidas merecían ser contadas, para darle ese toque humano a un hecho espantoso como fue aquella masacre.

Pero, ¿no deberíamos hacer lo mismo con los cinco hombres y la mujer que cayeron bajo las balas de Wade Michael Page en el templo Sikh? A este altura de los acontecimientos, ya deberíamos saber quiénes eran, qué hacían, con qué soñaban. Pero no, nada de eso.

Como periodista, estoy revolviendo cielo y tierra para saber de las víctimas. Pero no hay nada. Ninguna agencia está informando de eso. Ninguna cadena está siguiendo el caso con la misma vehemencia que lo hicieron con la matanza de Colorado.

Claro, las cadenas siguieron con sus programaciones como si nada. Es más importante la llegada del Rover a la superficie de Marte, la celebración de los técnicos de la NASA y la huída del Primer Ministro de Siria.

Y me pregunto, ¿qué hubiera pasado si la matanza hubiera sido en un templo evangélico lleno de anglosajones, o una iglesia católica, durante la misa? Creo que tendríamos otra historia.

A más de un día de la matanza en el templo en las afueras de Milwaukee, seguimos sin tener la más mínima idea de quiénes fueron las víctimas y qué hacían con sus vidas. Tampoco tenemos idea de quiénes son los Sikhs, la quinta religión en importancia en el mundo con casi 300,000 fieles en Estados Unidos.

Seguimos adelante, total, la vida continúa. Mientras, familias enteras lloran a sus muertos en Oak Creek, Wisconsin, pese a que las cadenas ya los sacaron de aire.

¿Periodismo imparcial? A otro con ese cuento.