jul
16

El peor enemigo de Mitt

Published at Jul 16th at 4:09 pm ET 0 comment
Send your comment
X

* Required fields

  1. Type the numbers of the image and click the 'Enter' button

  2. NOTICE: The comments are the responsibility of its authors and do not represent the opinions of Terra. It is prohibited to include comments that violate the law, the moral, the good customs and rights of third parties. Terra can delete, without prior notice, comments that do not adhere to the criteria stated in this notice or do not relate to the topic that is being commented on.

El pasado de Mitt Romney no le da tregua. Es más, lo está condenando. Mitt Romney es el hombre que amasó una fortuna prestando dinero a través de empresas inversoras, como Bain Capital. Nada malo en eso, nada. Solo que durante su paso por la cuestionada firma, dijo una vez que le gustaba echar gente ya que de esta manera mejoraba la performance de la empresa a la cual estaba sacando del pozo. Su contrincante, Barack Obama, le dio un golpe al mentón cuando puso en tela de juicio la semana pasada su pasado empresario y su tiempo como presidente de Bain Capital. Romney había dicho hace un tiempo que había dejado la firma en 1999 para tomar las riendas del por entonces problemático Comité de las Olimpíadas en Utah. Lo cierto es que, según informó el diario Boston Globe, estuvo ligado a la empresa hasta 2002, de acuerdo a documentos relacionados con órganos gubernamentales. Además, Obama lo está acusando de transferir trabajos fuera del país durante su paso por Bain, además de tener varias cuentas llenas de billetes verdes en bancos ubicados en islas tan pequeñas como el patio de mi casa natal. Romney le pidió a Obama y su campaña que hagan las disculpas del caso pero solo recibieron más ataques en respuesta. La campaña se está recalentando. Y se está poniendo interesante. Esta campaña tiene a los dos candidatos con las posturas más enfrentadas de las últimas décadas. La elección es clara. Uno es progresista; apoya el derecho al aborto, las bodas gay, la reforma migratoria y la de salud. El otro, todo lo contrario. La campaña está a full. Resta ver si Mitt puede salir de las cuerdas.