jul
16

El peor enemigo de Mitt

Posteado a las 16 de Julio de 2012 - 16:09 0 comentario
Envía tu comentario
X

* Campos obligatorios

  1. Digita los número de la imagen y haz clic en el botón Enviar

  2. AVISO: Los comentarios son responsabilidad de sus autores y no representan la opinión de Terra. Está prohibido incluir comentarios que violen la ley, la moral, las buenas costumbres y derechos de terceros. Terra podrá retirar, sin previo aviso, comentarios que no respeten los criterios impuestos en este aviso o que estén fuera del tema de la noticia comentada.

El pasado de Mitt Romney no le da tregua. Es más, lo está condenando. Mitt Romney es el hombre que amasó una fortuna prestando dinero a través de empresas inversoras, como Bain Capital. Nada malo en eso, nada. Solo que durante su paso por la cuestionada firma, dijo una vez que le gustaba echar gente ya que de esta manera mejoraba la performance de la empresa a la cual estaba sacando del pozo.

Su contrincante, Barack Obama, le dio un golpe al mentón cuando puso en tela de juicio la semana pasada su pasado empresario y su tiempo como presidente de Bain Capital. Romney había dicho hace un tiempo que había dejado la firma en 1999 para tomar las riendas del por entonces problemático Comité de las Olimpíadas en Utah.

Lo cierto es que, según informó el diario Boston Globe, estuvo ligado a la empresa hasta 2002, de acuerdo a documentos relacionados con órganos gubernamentales.

Además, Obama lo está acusando de transferir trabajos fuera del país durante su paso por Bain, además de tener varias cuentas llenas de billetes verdes en bancos ubicados en islas tan pequeñas como el patio de mi casa natal.

Romney le pidió a Obama y su campaña que hagan las disculpas del caso pero solo recibieron más ataques en respuesta.

La campaña se está recalentando. Y se está poniendo interesante. Esta campaña tiene a los dos candidatos con las posturas más enfrentadas de las últimas décadas. La elección es clara. Uno es progresista; apoya el derecho al aborto, las bodas gay, la reforma migratoria y la de salud. El otro, todo lo contrario.

La campaña está a full. Resta ver si Mitt puede salir de las cuerdas.