aug
06

¿Qué hubiera pasado si la masacre era en una iglesia anglosajona?

Published at Aug 6th at 3:50 pm ET 0 comment
Send your comment
X

* Required fields

  1. Type the numbers of the image and click the 'Enter' button

  2. NOTICE: The comments are the responsibility of its authors and do not represent the opinions of Terra. It is prohibited to include comments that violate the law, the moral, the good customs and rights of third parties. Terra can delete, without prior notice, comments that do not adhere to the criteria stated in this notice or do not relate to the topic that is being commented on.

Los medios norteamericanos son incorregibles, como diría Jorge Luis Borges. No habían pasado más de 24 horas desde que un tipo entrara en un templo Sikh en las afueras de Milwaukee y matara a seis personas y cayera bajos las balas de la policía, que la mayoría de las cadenas sacó de sus pantallas el hecho y comenzó a reportar sobre la alegría de los técnicos de la NASA, la huida del Primer Ministro de Siria y la muerte por un rayo de un fan durante una carrera de NASCAR´. Todo lo contrario de lo ocurrido en el cine en Aurora, Colorado, donde un tipo mató a doce personas. Durante días, nos bombarderaron con información sobre las víctimas, hasta qué habían comido antes de ir a ver el estreno de Batman. Supimos vida y obra de cada uno de ellos. La niña de seis años que era el orgullo de la comunidad. El padre de familia de 51 años que había llevado a sus hijas al cine. El novio que salvó a su pareja, tirándose delante y recibiendo varios balazos. Está bien, sus vidas merecían ser contadas, para darle ese toque humano a un hecho espantoso como fue aquella masacre. Pero, ¿no deberíamos hacer lo mismo con los cinco hombres y la mujer que cayeron bajo las balas de Wade Michael Page en el templo Sikh? A este altura de los acontecimientos, ya deberíamos saber quiénes eran, qué hacían, con qué soñaban. Pero no, nada de eso. Como periodista, estoy revolviendo cielo y tierra para saber de las víctimas. Pero no hay nada. Ninguna agencia está informando de eso. Ninguna cadena está siguiendo el caso con la misma vehemencia que lo hicieron con la matanza de Colorado. Claro, las cadenas siguieron con sus programaciones como si nada. Es más importante la llegada del Rover a la superficie de Marte, la celebración de los técnicos de la NASA y la huída del Primer Ministro de Siria. Y me pregunto, ¿qué hubiera pasado si la matanza hubiera sido en un templo evangélico lleno de anglosajones, o una iglesia católica, durante la misa? Creo que tendríamos otra historia. A más de un día de la matanza en el templo en las afueras de Milwaukee, seguimos sin tener la más mínima idea de quiénes fueron las víctimas y qué hacían con sus vidas. Tampoco tenemos idea de quiénes son los Sikhs, la quinta religión en importancia en el mundo con casi 300,000 fieles en Estados Unidos. Seguimos adelante, total, la vida continúa. Mientras, familias enteras lloran a sus muertos en Oak Creek, Wisconsin, pese a que las cadenas ya los sacaron de aire. ¿Periodismo imparcial? A otro con ese cuento.

Comments

0 comment Comment
aug
06

Un mundo sin armas, ya

Published at Aug 6th at 9:50 am ET 1 comment
Otra vez, un lunático se llevó vidas tras abrir fuego, esta vez en un templo Sikh en las afueras de Milwaukee, Wisconsin. El hombre fue abatido por la policía. Esto, a solo semanas de la matanza en el cine de Aurora, Colorado. Y después de Phoeniz, Arizona, y Fort Hood, Texas. Y la lista sigue. Ya lo dije en este blog. La gente compra armas en este país como chicle, con total facilidad. ¿Para qué quiere una persona tener en la casa un rifle semiautomático o un AK 15, como el que usó Holmes en el estreno de Batman? ¿Para qué? No entiendo. Este país está lleno de tarados extremistas que en un abrir y cerrar de ojos, matan por doquier. Y de enfermos mentales que con solo mostrar su carnet de conducir y de demostrar que no tienen convicciones, pueden comprar el arma de su elección. Ningún país industrializado del mundo tiene tantas armas como Estados Unidos. Se dice que pueden existir hasta 400 millones de armas, más de una por persona. Hay más armas que autos, y esto es mucho para la nación que es considerada la capital del mundo en automóviles. Wade Page entró a un templo el domingo a la mañana y empezó a los tiros. El hombre tenía un tatuaje que hacía referencia al ataque del 11 de septiembre de 2001. Y se supo además que había sido dado de baja del Ejército hacía poco tiempo. Page fue seguramente uno más de los tantos lobos esteparios que llevan sus vidas de manera silenciosa, como un volcán durmiente que explota cuando menos lo esperamos. Y nosotros y el sistema les damos las armas para que lleven su cometido. Obama ha dicho que está listo para apoyar más regulaciones que limiten el acceso a las armas mientras que su contrincante, el republicano Mitt Romney, ha dicho que todo está bien. Somos una nación armada hasta los dientes. Y todo adobado con una enfermiza adoración al culto de la violencia en el cine y la TV. Por cada historia de amor o comedia, se estrenan diez películas llenas de balazos, descuatrizamientos y pura violencia. Y la gente las consume como patatas fritas. La realidad se mezcló de manera mortal con la ficción aquel viernes a la medianoche en el cine de Aurora. Esta vez, la muerte llegó de manera inesperada en un templo Sikh. ¿La próxima? Quién sabe. Es hora de que dejemos de practicar el culto de la violencia. Es hora de que prohibamos ciertas armas, especialmente aquellas que son para la guerra. Es hora de que practiquemos la resolución de conflictos por medio de la no violencia. Es hora de que enseñemos la cultura de paz, más que nunca.

Comments

1 comment Comment
Viewing 1-1 of 1
  1. qqq Posted on: Nov 1st at 2:08 pm ET
    qqqqqq
Viewing 1-1 of 1
Comment
aug
03

¿Electores con menos alternativas en el mundo? En EE.UU.

Published at Aug 3rd at 2:13 pm ET 0 comment
El país que le refriega en la cara al resto del mundo sobre la democracia y la libertad es el país donde los electores tienen menos alternativas para votar cada vez que hay elecciones. Pese a que existen decenas de partidos, solo dos dominan el espectro político desde hace decenas de años, el Demócrata y el Republicano. Y nada más. Ambos partidos acumulan el 90 por ciento de las preferencias de los electores, muchos de los cuales no tienen otra alternativa ya que consideran que un voto a los partidos chicos o desconocidos, es un sufragio perdido. Las elecciones en Estados Unidos se limitan a Barack Obama y Mitt Romney. Eso es todo. Punto. Ralph Nader, el activista que defiende los derechos del consumidor, ha sido candidato numerosas veces y es quizás el más conocido de los contendientes fuera de los dos principales. Aún así, nunca sobrepasó el 5 por ciento de los votos. Y eso, con toda la furia. ¿Qué hace un votante que no es ni Demócrata o Republicano? Pues, no mucho. Hay candidatos independientes, pero no suman más de cuatro votos en cada elección. A esto se agrega otro dato llamativo: votar no es obligatorio en Estados Unidos. Se estima que solo el 56% por ciento de los registrados para votar, vota. Esto quiere decir que el porcentaje de apoyo que le da el triunfo a un candidato es muy bajo, considerando los millones que se quedaron en casa. ¿Ejemplo de democracia representantiva? Mmmmmm.... Deja mucho que desear.

Comments

0 comment Comment
aug
02

Obama debe recuperar la mística para ganar en noviembre

Published at Aug 2nd at 3:06 pm ET 0 comment
Aún recuerdo la euforia de la gente aquella noche de noviembre, hace cuatro años. Blancos, afroamericanos, chinos, latinos, musulmanes... todo el mundo estaba eufórico del triunfo del primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos. Su campaña fue histórica, con un uso de las redes sociales y de Internet nunca antes visto en política. La mayor parte de su millonaria recaudación llegó en pequeños cheques de $25 que la gente le enviaba, confiados en el joven y apuesto abogado de Chicago con el nombre raro. Barack Obama hizo historia aquella noche. Y el país recuperó el fervor popular, nunca visto en el país. Han pasado cuatro años y me pregunto dónde está ese fervor, esa mística. Obama tiene el cabello lleno de canas. Sus años en la Casa Blanca lo han desgastado, físicamente y políticamente. Aún restan promesas por cumplir, como la reforma migratoria y el cierre de la cárcel de Guantánamo. Sus batallas con el bloque republicano en el Congreso le han costado caro, aunque un par de decisiones de la Corte Suprema a su favor -ley antiinmigrante de Arizona y la reforma de salus- le dieron una bienvenida bocanada de aire fresco. Ahora está en medio de su campaña por la reelección y Mitt Romney le achaca constantemente que la economía no sale adelante, que no sabe qué hacer y que sus medidas solo han acrecentado el déficit. El apoyo popular hacia Obama no es el mismo que hace cuatro años, está por debajo del 50%. Pese a esto, los latinos siguen apoyándolo de manera masiva, con el 70% contra el 30% hacia el republicano. El presidente y su campaña deben recuperar la mística. No les queda otra si Obama quiere quedarse cuatro años más en la Casa Blanca.

Comments

0 comment Comment
aug
01

La hora de los 'Dreamers'

Published at Aug 1st at 7:28 pm ET 0 comment
En unos pocos días, los estudiantes indocumentados que asisten a escuelas y colegios en Estados Unidos tendrán la oportunidad de pedir un permiso de estadía legal que les abra la puerta a un número de seguro social y hasta a un trabajo. El presidente Barack Obama, ante la inacción del Congreso, tomó el toro por los cuernos y firmó la orden ejecutiva que le puso freno a la deportación de estos jóvenes. Se espera que miles de adolescentes, aquellos que llegaron con sus padres hace años de manera indocumentada, soliciten el permiso que los sacará de las sombras. Muchos de estos jóvenes han sido deportados o estaban encerrados como presos comunes, por el simple hecho de no tener los malditos papeles de inmigración. Mitt Romney, el candidato republicano a la presidencia, acusó a Obama de politizar el tema firmando la orden en medio de la carrera electoral por la Casa Blanca. Quizás tenga razón, pero Obama siempre se mostró a favor de este beneficio mientras que el mormón millonario siempre estuvo en contra. Obama hizo justicia con estos 'soñadores' quienes aportan lo suyo para el avance de sus familias y el país. Muchos de ellos y ellas son excepcionales estudiantes en áreas donde su talento es buscado como oro en polvo. Solo es de esperar que tras las elecciones de noviembre, el Congreso apruebe el 'Dream Act' que le daría la posibilidad de residencia permanente a los miles de jóvenes que estudian en este país. Lo de Obama es una solución pasajera, lo del Congreso, sería para siempre.

Comments

0 comment Comment
jul
30

Latinos siguen apoyando a Obama

Published at Jul 30th at 4:07 pm ET 0 comment
Digan lo que digan y pase lo que pase, los hispanos siguen apoyando al presidente Barack Obama y en un porcentaje altísimo comparado con su contrincante republicano. De acuerdo a los últimos sondeos, los latinos apoyan a Obama en un 70 por ciento, comparado con el 22 por ciento para Mitt Romney. Y allí puede estar la diferencia que incline la balanza el primer martes de noviembre ya que en los cinco estados decisivos, incluido Florida y New Mexico, los hispanos son más de cuatro y están listos para votar. Basta recordar que los hispanos de Florida le dieron el triunfo, entre otros, a Obama en 2008. Y pueden repetir este año ya que su voto será decisivo. El discurso antiinmigrante de Romney ha asustado a los hispanos de tal manera que los puso en la vereda de enfrente. Además, poco saben los latinos de este millonario que practica la religión mormoma. Obama no ha cumplido su promesa de campaña de aprobar una reforma migratoria. Ni mucho menos, pero porque los republicanos le han puesto palos en la rueda en el Congreso. Y los votantes hispanos lo saben. Y saben también que pese a la promesa incumplida, Obama está con los hispanos, apoya sus sueños -el de los 'dreamers'- y aún cree en la reforma que saque de las sombras alos millones de indocumentados que residen en el país. Sí, no hay dudas. Los hispanos serán quienes decidan las próximas elecciones en Estados Unidos.

Comments

0 comment Comment
jul
27

Las convenciones, esos shows extravagantes

Published at Jul 27th at 1:37 pm ET 0 comment
Falta menos de un mes para que comiencen las convenciones republicana y demócrata, donde los dos principales partidos políticos ungen a sus candidatos para la batalla final por la presidencia, el primer martes de noviembre. Los republicanos tendrán a su hombre, el millonario mormón, Mitt Romney, mientras que los demócratas nominarán al suyo, el actual presidente, Barack Obama, quien irá por su reelección. Miles de delegados de todo el país llegarán a Tampa, Florida, para la Convención Republicana, y a Charlotte, North Carolina, para la Demócrata. Estas convenciones son transmitidas en directo por las grandes cadenas en su horario central. Es allí donde se afilan las plataformas políticas y donde se liman las asperezas antes de salir al ruedo de las campañas, que solo duran dos meses. Además de los delegados, los dirigentes y los legisladores presentes, no faltarán las figuras del espectáculo, que cada cuatro años le dan brillo a la fiesta, como lo hace el actor John Voight, de la recordada película 'Perdidos en la noche'. Voight es un conocido republicano que, se espera, esté en Tampa, Florida, este año. El plato fuerte de cada Convención es el discurso de aceptación del candidato nominado a la presidencia. Obama, en 2008, hizo algo inusual: Dio su discurso en un estadio de fútbol americano durante la Convención en Denver, fuera del recinto donde deliberaron los delegados. Más de 70,000 personas, invitadas especiales, estuvieron allí. Se espera que este año lo repita. Todo está listo para que comiencen las fistas partidarias, que serán cubiertas por más de 6,000 periodistas de todo el mundo, incluido el equipo de Terra. De ahí en más, serán dos meses a pura campaña, debates y denuncias entre los dos candidatos, de dónde saldrá quién estará en la Casa Blanca los próximos cuatro años.

Comments

0 comment Comment
jul
26

La arrogancia de los gringos

Published at Jul 26th at 10:38 am ET 1 comment
Los gringos son los dueños del mundo, o al menos, así se sienten. Desde que surgió el imperio del Vigía de Occidente, siempre nos han estado diciendo cómo hacer las cosas. Argentina, Chile, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y el resto de América Latina, han sido testigos de la arrogancia gringa. Pero ahora, les tocó a los europeos, especialmente a los ingleses. El candidato a la presidencia de EE.UU., el republicano Mitt Romney, llegó a Londres donde inició una gira de seis días por los países europeos. Y apenas llegó, metió la pata. En una rueda de prensa, ante decenas de medios locales, cuestionó severamente a la organización de los Juegos Olímpicos que comienzan allí el viernes. Dijo que no era deseable el nivel de organización respecto de la seguridad y que obligó al despliegue de 1,500 soldados extras como refuerzos en los estados donde se realizarán las competencias. Romney sacó lustre a su experiencia en la organización de este tipo de eventos, ya que fue la cabeza de la organización que puso en marcha los juegos de invierno en Utah en 2002, competencias que funcionarion como un relojito suizo. Pero el hecho de que te haya ido bien en algo, no significa que se lo demuestres de manera efusiva a tus anfitriones, frente a su cara. Los ingleses se molestaron, y con razón. La prensa sensacionalista británica no ahorró calificativos contra el millonario mormón. Lo de Romney es la última instancia de esta realidad que ha caracterizado el comportamiento de la primera potencia del mundo desde hace al menos dos siglos. Hasta cuando hacen beneficiencia, los gringos imponen su forma de hacer las cosas, como si funcionara en todas partes del mundo, desconociendo las culturas y dejando de lado la sensibilidad hacia otras maneras de llevar la vida adelante. Parafraseando a Jorge Luis Borges, los gringos son incorregibles.

Comments

1 comment Comment
Viewing 1-1 of 1
  1. gitanita011 Posted on: Jul 26th at 2:03 pm ET
    Por favor, no generalize senhor, que una cabeza de liderazgo meta la pata no significa q todos los gringos sean igual...
Viewing 1-1 of 1
Comment
jul
25

El maldito rifle AR15

Published at Jul 25th at 11:24 am ET 0 comment
Una de las armas que usó James Holmes durante la balacera en el cine en Denver fue un AR15, un rifle semiautomático de asalto, la misma que el entonces candidato a la presidencia, Barack Obama, quería prohibir durante su campaña presidencial en 2008. Hoy, cuatro años después, dice lo contrario. Holmes compró las cuatro armas que usó en el ataque en negocios en Denver durante los últimos meses, mientras era un estudiante en el programa de PhD. en un exclusivo programa de neurocirugía en la Universidad de Colorado. Se dice que últimamente había recibido unos 26 mil dólares como parte de una beca para estudiantes como él, avanzados. No se sabe si usó ese dinero para cubrir los 15,000 dólares que le costaron las armas y el chaleco antibalas que compró en sitios de internet, donde también adquirió más de 7,000 balas. ¿Para qué queremos un arma similar a la que usan en el ejército? ¿En qué cabeza entra que una persona pueda comprarla siempre y cuando no tenga antecedentes policiales, como Holmes? Obama tiene el poder de cambiar las cosas, o al menos, minimizar el hecho de que estas armas sean accesibles a todo el mundo. Pero no tiene intención de hacerlo, pese a que en 2008 prometió que prohibiría el acceso a los rifles AR15. Como lo señalé en mi blog anterior, la presión de la NRA (National Rifle Association), la poderosa organización que defiende el derecho a la portación de armas, tuvo sus frutos gracias a su intenso 'lobbying' a favor de las armas. El AR15 es un arma mortal que en manos de tipos como Holmes, causa estragos. Es hora de que se prohíban. Y que Obama tome cartas en el asunto. Después de todo, la sanidad de la nación es más importante que la NRA.

Comments

0 comment Comment
jul
24

Cambia, todo cambia...hasta Obama

Published at Jul 24th at 11:11 am ET 0 comment
A. J. Muste fue un hombre de convicciones. En los años del activismo contra la guerra nuclear y la carrera armamentista, su presencia en las manifestaciones ya era parte de la postal de la noviolencia. Dicen quienes lo conocieron que una vez, durante una protesta en el Nevada Test Site, la gigantesca base donde se guardaban los misiles bajo la superficie de la tierra, Muste estaba protestando contra la proliferación de armas junto a un pequeño grupo de activistas. Daban vueltas alrededor del portón de ingreso con carteles que decían, entre otras cosas, 'Stop the arms race', 'Free nuclear zone', 'Peace, not war'. Un soldado que mantenía guardia se acercó a Muste y le preguntó: '¿perdón, pero usted cree que haciendo esto va a cambiar al mundo?'. A lo que Muste, con su habitual sabiduría, le contestó: 'no, no hago esto para cambiar al mundo sino para que el mundo no me cambie a mí'. Esa es la cuestión. El mundo, el poder, el status quo, nos transforman, nos cambian. ¿Recuerdan al entonces aspirante a la Casa Blanca, aquel desconocido afroamericano llamado Barack Obama, cuando en la campaña de 2008 decía una y otra vez que había que cambiar Washington, que había llegado la hora del cambio, que basta de arreglos tras bambalinas y acuerdos que solo benefician a los poderosos. Obama llegó a la capital del imperio, al vientre de la bestia, empujado por el viento del cambio, de la renovación. Washington era una cueva de víboras y había que limpiarla. Pero más de tres años después, quien parece haber cambiado no es la ciudad de los monumentos sino el propio Obama. Durante el debate por la reforma de salud, Obama claudicó ante el poder de las farmacéuticas y no se inclinó por el sistema de salud universal, aquel donde rigiera un sistema de precios a los fármacos que emanara del propio gobierno y no de las empresas. El resultado fue una reforma a medias, una que asegurara la continuación del flujo de dólares a las arcas de las farmacéuticas. Sobre el control de las armas, Obama pregonaba un sistema de leyes que regulara con más fuerza la compra y venta, ya que el índice de homicidios en casos relacionados con las armas era alarmante, Pero la NRA (National Rifle Association) puso toda la carne en el asador y logró su objetivo: dejar las cosas como están, en nombre de la Segunda Enmienda de la Constitución que garantiza el derecho a poseer armas para defenderse. La NRA gasta millones de dólares al año presionando por su agenda conservadora en Washington. Y aporta billetes verdes a las campañas también: el 88% a la republicana y el resto, a la demócrata. Hoy, Obama invoca la bendita Enmienda (escrita en la época en que los hombres llevaban pistolas a los bares) y defiende las cosas como están. En otras palabras, ametralladoras de grueso calibre y rifles de largo alcance siguen estando a disposición del mejor postor en la mayoría de los estados. El poder cambió a Obama. Gente como James Holmes sigue comprando armas hasta por internet. El atacante que cortó los sueños de 12 personas en un cine en las afueras de Denver, gastó cerca de 15,000 dólares en municiones, armas y hasta un chaleco antibalas. La ley le permitió a este lunático armarse hasta los dientes. Y Obama no da señales de cambiar su postura, que ya cambió. Tras la masacre en Colorado, dijo que la Segunda Enmienda debe ser protegida y con ella, el derecho a poseer armas. Hay que ser más vigilantes a la hora de chequear los historiales de los compradores, dijo, pero todo queda como está. No necesitamos reforzar ninguna regulación. Tipos como Holmes pueden seguir comprando armas como si compraran juguetes. Muste tenía razón. Hay que hacer las cosas para que el mundo, el poder, el status quo, no nos cambien. Cualquier duda, pregúntale a Obama.

Comments

0 comment Comment